QUe no Te engañen. El futuro está en el «arte de saber pensar».

El otro día hablé en silencio sobre aquello que me incomodaba. Grité a oscuras sin luz y con dolor de garganta el pesar que siento cuando no se me escucha. ¿O igual soy yo la que no me hago notar? Quizás fue mi torpeza comunicativa y mi expresión incongruente lo que hicieron saltar las alarmas. ¿Sabéis esa sensación de no encajar en algo? Pues eso. Definitivamente es muy permeable todo esto. Y ya hace tiempo vives así .

Hace tiempo que te siento tal que así.
Que no modulas con lo que eres sino lo que crees ser,
Que los programas son otros,
Que tu zona de confort se cruza de bruces con esta realidad pasmosa,
Que no sé qué esperas de ellos ni que esperan de ti,
Que tu vida ha sido otra,
Que tus valores, costumbres y formas de ver, sentir la vida y abrazar al mundo son simplemente otros.
Que ves más las diferencias que las similitudes, cuando siempre es recomendable lo contrario si queremos llevarnos bien. Y bien que te pesa…
Que le has dado tantas vueltas a lo de «tener que encajar por narices» que ya piensas que el problema eres tú y no el otro.
Que no. Que no te enteras. Que tú has tenido un camino y aquellos el suyo.
Que tu recorrido es grande, nunca lo dudes, y que como tal así piensas ahora, y consideras que tú también lo eres. Y eso es genial. Es el camino a seguir. No te achiques.
Nunca lo olvides.
Que quien piensa en grande se merece lo semejante y tú tienes más papeletas que los que quieren hacerte creer que sus costumbres, ignorancia desmedida y futurismo disfrazado de mediocridad tiene más razón y ética que tú misma.
Que nadie la tiene en general. Pero tú has trazado senderos oscuros, duros y sin atajos como para rendirte ahora.
Que no te hagan dudar por un instante de tu poder personal, tan íntimo y rebosante en ti, que al dudar por un momento de tu capacidad, estás perdida. Te podrán controlar. Y si te controlan ya no pensarás por ti misma. Y hasta este instante siempre ha sido así.
Recuerda esto todos los días.
Piensa que eres capaz de pensar por ti misma. Este es el valor más grande de todos. Acuérdate de quién no sabe, no puede, no es consciente o ni lo practica. Acuérdate de quien vive a la deriva, a las órdenes de un imperativo moral happy-capitalista .
Que no te quiten la última de las libertades humanas (como bien dijo un famoso psiquiatra) que es tu propia libertad individual.
Además, desarrolla el suficiente pensamiento crítico como para seguir discerniendo y disfrutando de una vida plagada de inconformismos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.