Los abrazos cálidos contra las invasiones del mundo

Quizás nunca nos habíamos sentido tan protegidos y cuidados como en aquella época. Nadie nos habló de la gravedad y la responsabilidad de la vida, de lo autómatas que éramos, de lo innegablemente copias de copistería en que nos estábamos convirtiendo, de  lo grandioso de la humanidad y de nosotros mismos como especie y mucho menos imaginar  en ningún momento que podíamos llegar a sucumbir a una invasión alienígena o algún movimiento extraterrestre en cualquier momento  de nuestra existencia. 

Justo en ese instante podíamos sentir el regazo del pecho de nuestra abuela, que daba igual lo que pasase a nuestro alrededor, como si se rompía todo en mil pedazos, lo único importante eran sus abrazos reconfortantes donde había mucho gozo y confort, mucho amor en aquél gesto tan simple y tierno. En ese momento, podían venir ciento cincuenta millones de invasiones de ovnis a la Tierra, que estaríamos en el lugar más seguro de todo el planeta.»

 

 

 

 

Cita sacada de «Una pequeña gran historia».

N. Zarco.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.