20 de abril del 90…y 1 !

31 años de vuelta al mismo punto exacto de coordenadas universales. Al memento viviere de la explosión y la súbita entrada de energía de fuego y agua en mi.

31 eccinocios de primavera,

31 soles arianos-taurinos decidiéndose y luchando constantemente por reinventarse o morir ante la estabilidad,

31 temporadas preparándome para el salto de pértiga que necesitaré algún día.

31 menos 10 son 21. Dos años antes ya tenía crisis vitales abundantes.

31 al menos intentando no amargarme la existencia.

31 años de aventuras, ayys, ejjeje, de salvajes vivencias, de aburridas tardes y mañanas soportándome, con mis dolencias emocionales, mi morriña siempre fresca, intacta, un cuadro de picasso oye jejejej 🙁 😀

25 años debatiendo si soy de izquierdas o más más de izquierdas, apoderada de Podemos en su día, para que a los 31 me importe una soberana mierda todo esto.

31 velas que soplaré sola, si las soplo.

31  veces que pienso que me lanzo al vacío, esta vez esperando encontrarme con algo frío, muerto, hiriente, y con el que poder sentirme acompañada, comprendida.

31 años mareaos, vividos, para darme cuenta de mi apego evitativo de siempre mezclado con traumita arreptŭm, y convertido en un apego desorganizado, caótico, dependiente de la aprobación ajena y huidiza de la entrega de confianza y la emoción de los demás.

31 casi veranos para entender lo bien que me siento con lentitud, pausa y silencio. Lentitud, pausa, silencio. Un bucle y otro. Repetir hasta la saciedad.

el 31 siempre incomoda porque pasas de los 30, la edad nefasta para cualquier mortal (mujer aún más) que viva y parasite de este maravilloso mejunje social creado entre todos, porque simplemente eres un mierda si no has conseguido ciertas cosas, entre ellas tener soltura- y bastante– económica. Pero claro, para ello has de haberte preparado durante años como un auténtica lombriz, trabajado duro para ahora obtener tu merecida vida digna de ser tatuada y admirada por el resto.

31 años siendo lo que se dice ser un auténtico pringado. Absolutamente brillante el dichoso juego. Si apuntas alto y sales del enjambre a tiempo, quizás consigas ser millonario ahora a los 32, 34, yo k sé, pero envidiar a todos en redes con tus fotitos de teleworking en la terraza de tu bungalow en las Maldivas mientras escribes posts en tu Mac y te das paseítos por la playa de arena blanca. Cuando tú tenías 21 años ni lo soñabas, porque tampoco te bombardeaban con este marketing agresivo a puerta fría, literalmente cada 3 segundos de scroll,  día sí y día también, de esta vida que todos debemos alcanzar si queremos ser felices y tener una vida exitosa. Una vida a medida, una vida que de verdad te mereces, una vida acorde a la ley de atracción, a la que viniste de verdad al mundo para disfrutar, a recrearte en ese juego de la existencia, donde tú seas tú mismo, el PROTAGONISTA de esta puta novela, con tu negocio, tus movidas, tus mierdas hacia dentro y fuera pero en calma y serenidad, desechando lo que ya no sirve y atrayendo lo que te hace bien. Eres luz 🙂

Nos meten con embudo a presión, como a los patos, este camino a fraguar de una vida que a priori es completamente paralela a la tuya, indiferente, ajena, pero que de pronto se convierte en tangible y real para el 100 % de la población (todos debemos y podemos alcanzarla), aunque por entonces, sobre tus 15- 20 años, sólo estaba al alcance de aquellos que disponían de recursos más «próximos», y que podían soñar con ello. ¿Alguien pensaba/soñaba en hacerse millonario comprando la bravo? ¿Porqué el dinero se ha convertido en el asunto más importante?, ¿Pretendes decirme que eso va a definir tu nivel de inteligencia? , ¿tu nivel de amor propio?…   Querida, tú empezabas a florecer, y con suerte a ser, a esa edad; los desafortunados como yo y el resto empezábamos a moldearnos a imagen y semejanza de nuestra cultura innata, cada cuál la suya.  Sin ir más lejos, nos contentábamos con babear pósters de los best idols y regodearnos en la cálida y pura inocencia concebida, despuntando una gran maestría con nuestros pasos de baile frente al televisor, mientras veíamos y crecíamos absortos con los programas de la tele y escuchando música, sí, mediocre, pero música al fin y al cabo. Ellos marcaron el espacio íntimo del niñox interior, de nuestra manera de interactuar y de interpretar la vida de ahora, con mucha, mucha nostalgia.

No es cosa tuya si un sentimiento de culpa o resignación te invade porque eres tonto si no empezaste con un una rutina de hábitos exitosos a los 20 que te hicieran ser «mejor» persona y rico a los 31 años. Lo siento Nuria, pero tenías una neblina mental importante. Bastante con reconocer lo que era un autosabotaje. Ni hablar del entorno más cercano.

Pero a los 31 años, en pleno 2022 post pandemia – que ojito con esto-, quizás con suerte estés en proceso de autodescubrimiento. En proceso de sanación. Que veas a los demás como espejos para darte cuenta de tus heridas emocionales y de las cosas que «necesitas» arreglar si quieres evolucionar. Aquí cada cuál que decida su camino. Mea culpa de mis errores, de mis logros y del fruto de mis decisiones.

«La vida que elijas es bajo tu responsabilidad»: esta frase, creo, ha hecho más daño que las mascarillas en interiores.

31 palmaditas a la espalda y a seguir sonriendo, «felicidades por ser un año más vieja», -qe’hija puta-, «espero q no tengas tantas  arrugas como yo, porque sino te voy a envidiar mucho en la próxima fiesta  que te vea». WTF. » Ya eres un año más vieja» jajJAJjJAJ – qué mierda de felicitación, enserio, te la ahorras-.

31 motivos para volverme más cascarrabias que nunca. NO tengo tiempo para escribirlos todos porque me tengo que ir a cantar.

31 años que tocan para empezar a creer en mi de una puta vez ya hoostia, y 31 vueltas que he dado a la cabeza antes de escribir este post. NO SÉ BIEN PORQUÉ. Quizás estoy hasta el coño y soy una amargada. JajajNO. Pagué una pasta por renovar y no había escrito nada, mi  bida es mediocre, auxilioooo!!.

31 cumpleaños y cada vez más indiferencia por celebrarlos. los 30 pensaba que sería el último que lo pasaría sin estar triste, pero ayer me sangraron 139,15€ para abrir la cerradura de la puerta de un piso de alquiler en Barcelona, q ni soy propietaria y me ha amargado la exsitencia por unos días.  Quiero vomitar demonios y brujas y ser parte de un ritual macabro que asesine a todas las putas empresas de cerrajeria que se aprovechan y soplan tan salvaje cantidad de dinero a una persona el día anterior a su cumpleañOs. Ese dinero era parA Mallorca 🙁 que os den mierda, mamones !!

 

31 años =) Feliz cumpleaños, linda 🙂  «tu eres linda, yo soy ruliii, nos besamos pero somos hommiesss»

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.